Fuegos eléctricos y de bioetanol

Disfruta del confort del fuego sin necesidad de instalación.

Fuegos de bioetanol y eléctricos

Dos tipologías de fuego con un origen muy diferente pero con una característica común: no precisan instalación ni salida de humos. En el caso de los eléctricos, basta con enchufarlos. Por su parte, los sistemas de bioetanol solo necesitan un poco de este combustible para funcionar.

Fuego eléctrico Poli Myst

Fuegos eléctricos

De fácil instalación, los fuegos eléctricos sirven para revestir o colgar en la pared.
Pueden ser simplemente decorativas o con calefacción. Imitan a la perfección el fuego real, ya sea con efecto leño o piedras. Suelen incluir diferentes efectos de color y mando a distancia.
No necesitan ningún tipo de salida de humos, lo único que precisan es de una toma de enchufe.

Quemadores de bioetanol

La solución ideal para crear ambiente y disfrutar del fuego en estancias donde no es posible sacar una salida de humos, proporcionando fuego real, sin ensuciar ni producir olor.
Los quemadores de bioetanol se pueden adaptar a cualquier tipo de chimenea o revestimiento, incluidas chimeneas metálicas y de obra.
El bioetanol es un combustible natural totalmente inocuo, que no produce ninguna cantidad significativa de humo ni gas residual. El resultado de la combustión es calor, vapor de agua y un pequeña cantidad de CO2, similar a la emitida por la combustión de dos velas de tamaño medio, por lo que no precisa de ventilación extra.

Chimenea de bioetanol Traforart modelo Lorena