Hace no muchos años, se contemplaba que los pisos tuvieran chimeneas, igual que las viviendas unifamiliares. De hecho, muchos edificios antiguos se construían con salida de humos para chimeneas. Con la llegada de los sistemas de calefacción modernos, este uso se ha ido perdiendo y cada vez era más raro encontrar pisos con chimeneas. Sin embargo, hoy en día cada vez son más las personas que no quieren resignarse a perderse el disfrutar de una chimenea, aunque vivan en un piso.

Si te estás preguntando si podrías disfrutar de una chimenea en tu piso, la respuesta es sí. Pero unos sistemas de combustión serán más sencillos de instalar que otros, en función de las características del piso dónde vivas. A continuación analizaremos los diferentes tipos de chimeneas para que puedas elegir la mejor chimenea para tu piso.

Chimeneas de bioetanol:

Son, junto con las eléctricas, las chimeneas más sencillas de colocar en cualquier piso. No requieren instalación ni salida de humos. Además, la mayoría ni siquiera necesitan ningún tipo de revestimiento.  Simplemente hay que colgarla (o colocarla sobre algo), verter un poco de bioetanol y listo.
La pega es que su poder calorífico es bastante limitado. Pueden calentar una estancia, pero están más pensadas para crear un ambiente confortable que para calentar una vivienda.

Chimenea de bioetanol para piso

Chimeneas eléctricas:

Otra opción viable para cualquier piso, ya que tampoco necesitan instalación ni salida de humos. Existen modelos eléctricos para revestir o, directamente, para colgar.
El fuego en estos casos no es real, es simulado, aunque en muchos casos de lo más logrado. Aun así, estas chimeneas producen calor (como una estufa eléctrica). Suelen incluir mando a distancia y diferentes modos de llamas y colores.
Especial mención merecen las chimeneas eléctricas con sistema de vapor de agua que generan el efecto de las llamas con un realismo alucinante.

Chimenea eléctrica en piso

Chimeneas de gas:

Si en casa tienes gas natural, una chimenea de gas puede ser una buena opción para ti. Aunque las chimeneas de gas necesitan salida de humos, esta es muy pequeña y puede ir directamente a la fachada, por lo que no precisa grandes obras.
En caso de no tener gas natural, se podría instalar una de butano o propano, aunque habría que buscar un lugar adecuado para la bombona como un balcón, terraza, etc
Las chimeneas de gas pueden canalizarse para obtener más salidas de calor y calentar así toda la vivienda. Además, muchas de ellas están pensadas para que la visión del fuego sea máximo, resultando muy decorativas. Como pega, las chimeneas de gas suelen tener un precio bastante elevado.

Chimeneas de gas en piso

Chimeneas de biomasa:

Tanto si son de pellets como de leña, este tipo de chimeneas son las más complicadas para instalar en un piso, porque necesitan un tiro vertical. Si vives en un edificio antiguo, puede que tu edificio tenga tiro para chimenea, en ese caso no tendrías ningún problema. Si vives en un ático o en el último piso de tu edificio, el tiro puede salir por la cubierta. En este caso, necesitas permiso de la comunidad, pero es relativamente sencillo conseguirlo. Si tu piso no cumple ninguna de estas condiciones, necesitarás sacar un tiro por la fachada o por el patio de luces. En este caso, dependerá de que tu comunidad te dé permiso para ello o no.
La ventaja de este tipo de chimeneas es que usan un combustible económico, ecológico y que pueden calentar toda tu vivienda.

Chimenea de pellets en piso
Cómo elegir la chimenea perfecta para tu piso