Sistema de aerotermia

Con apenas una década de vida, la aerotermia es uno de los sistemas de calefacción para el hogar más desconocidos por el gran público. Sin embargo, su gran eficiencia y su respeto por el medio ambiente lo convierten en una gran opción a la hora de elegir calefacción.

¿Qué es la aerotermia?

La aerotermia es un sistema de calefacción, climatización y/o generación de ACS, que se basa en extraer energía del aire del exterior mediante una bomba de calor

Hemos de tener en cuenta que las bombas de calor utilizadas en aerotermia, debido a que están diseñadas para obtener el máximo rendimiento con temperaturas muy adversas, se puede utilizar durante todo el año, para generar frío y calor.

Dadas sus características y su bajo consumo, la aerotermia está pensada para funcionar a lo largo de todo el día, manteniendo la vivienda a una temperatura constante.

La aerotermia está considerada una energía renovable , debido a que los equipos de aerotermia absorben la energía para intercambiar calor o frío del aire exterior(ambiente).´    Una bomba de calor utiliza un 75% de energía renovable y un 25% de energía eléctrica.

La eficiencia energética de la aerotermia es muy elevada. En condiciones normales, con temperaturas exteriores entre 4 a 7ºc, por cada Kw/h consumido de electricidad se generan 3-4 kw de energía térmica. Es lo que denominamos COP o rendimiento térmico en calor, que equivaldría a un rendimiento de 300 o 400%.   

El COP aumenta a medida que la temperatura de impulsión del agua disminuye por lo que la aerotermia obtiene mayores rendimientos con los sistemas por suelo radiante o con radiadores de bajo consumo.

¿Cómo funciona la aerotermia?

Para poder utilizar la aerotermia en una vivienda, es necesario instalar una unidad exterior que será la encargada de extraer el calor del aire del exterior. Esto lo consigue mediante el ciclo termodinámico que utiliza un gas refrigerante comprimido a bajísimas temperaturas, para extraer el calor del aire.

Una vez extraído el calor, se transmite al interior de la vivienda, conectándose a un circuito de agua. El calor en el circuito de agua puede servirnos tanto para calentar el hogar (a través de radiadores o suelo radiante) como para calentar un depósito de agua.

Ventajas de la aerotermia:

La aerotermia tiene dos ventajas fundamentales: su bajo consumo y que se trata de una energía limpia.

Obtiene la mayor parte de su energía del aire que recoge, utilizando solo una pequeña fracción de la electricidad para que funcione el motor. Además, no requiere ningún tipo de combustión ni combustible fósil. Puede llegar a ser hasta un 25% más barata que el gas.

Aunque es sencilla, sí que es verdad que la instalación del sistema necesario para la aerotermia puede resultar más costoso que otros métodos, sin embargo, enseguida se recupera la inversión. Sus bajos costes energéticos y de mantenimiento hacen que sea una opción muy utilizada en edificios de oficinas, aeropuertos, cines, etc… Otra de sus ventajas es que se puede utilizar tanto como calefacción como de aire acondicionado.

Además, se trata de una energía totalmente limpia. No consume combustible para funcionar, no emite humos y no necesita ningún tipo de combustión. Como ya hemos explicado, este sistema aúna electricidad, mecánica y química para aprovechar la energía exterior del aire.

Dado su alto nivel de eficiencia, su rendimiento y su limpieza, se considera un elemento clave en la descarbonización del planeta.

Desventajas de la aerotermia:

La principal desventaja de la aerotermia tiene que ver con los costes iniciales de inversión, que son más altos que en otros sistemas, aunque se recuperan bastante rápido. Además, generalmente, implica aumentar la potencia de electricidad contratada.

Hay que tener en cuenta que estos sistemas implican la instalación de una unidad exterior. Esto casi nunca es un problema en viviendas unifamiliares, pero puede serlo en comunidades de vecinos.

Por último, hay que tener en cuenta que cuanto más frío, más energía necesita para extraer el calor. Por lo tanto, no es la opción más recomendable por si sola en lugares muy fríos. En estos suele compatibilizarse con otras fuentes de calor, que entrarían en funcionamiento en los picos más fríos optimizando al máximo el sistema (calderas de biomasa, gas, etc.) Sin embargo, es el sistema ideal para zonas templadas.

¿Se puede instalar en un piso?

Los sistemas de aerotermia no necesitan ningún tipo de entrada de combustible, más allá de la electricidad, ni de salida de humos, por lo que resulta muy sencillo de instalar en cualquier piso. Lo único que se ha de tener en cuenta es que necesita un elemento exterior a la vivienda que suele ir colocado en la fachada del edificio. Esto implica el permiso de la comunidad de vecinos y será muy diferente en cada caso particular.

En función de las características de cada piso, puede ser más sencillo conseguir este permiso o no. Generalmente es más sencillo obtener permiso si tienes la posibilidad de colocarlo en un patio de luces o en el tejado del edificio si vives en el último piso.

En cualquier caso, una vez conseguido el permiso, la instalación resulta muy sencilla y no implica ninguna molestia para los vecinos.

Aerotermia: qué es, cómo funciona y sus beneficios.