Es una solución ideal para crear ambiente y disfrutar del fuego en estancias donde no es posible sacar una salida de humos, ya que las chimeneas de bioetanol no la necesitan, proporcionando fuego real, sin ensuciar ni producir olor.

Para colgar en una pared o exentas, existe asimismo la posibilidad de adaptar quemadores de bioetanol a cualquier tipo de chimenea o revestimiento (tanto metálicas como de obra).

El bioetanol es un combustible natural totalmente inocuo, que no produce ninguna cantidad significativa de humo ni gas residual.

El resultado de la combustión es calor, vapor de agua y un pequeña cantidad de CO2, similar a la emitida por la combustión de dos velas de tamaño medio.
Solamente se debe ventilar el cuarto como habitualmente para procurar un cambio de aire adecuado.