La colocación de una chimenea en una vivienda no consiste sólo en llegar e instalarla, sino que es fruto de un largo estudio y preparación para conseguir el resultado deseado por el cliente. Proceso que podríamos dividir en varias fases.

La primera fase consiste en escuchar lo que el cliente quiere y estudiar sus necesidades.

Plano de chimenea

 

Las medidas de la estancia han de superar las de la chimenea

 

La segunda fase  es el estudio de la vivienda donde se va a instalar la chimenea y la medición del espacio en el que se instalará. Cada lugar tiene unas características determinantes en el tipo de chimenea a instalar como la presencia más o menos cercana de una salida de humos, la existencia o no de una instalación de gas, etc.

La tercera fase es el asesoramiento al cliente. Por lo general, el cliente desconoce muchos aspectos  referentes a las necesidades de una chimenea, así que lo asesoramos para que elija el tipo de chimenea que más se adecúe a sus necesidades sin renunciar a sus gustos.

render chimenea

 

Con el render podemos ver como será el resultado final de la chimenea

Una vez seleccionado el tipo de chimenea y los materiales exteriores a utilizar llega la fase del diseño, en la que, siguiendo lo acordado con el cliente, diseñamos la chimenea a instalar. El resultado final se le muestra al cliente en un render, para que dé su visto bueno antes de empezar la obra.

Una vez que el cliente da su conformidad, sólo queda instalar la chimenea correspondiente según los planos y rematarla para que el cliente pueda disfrutar de ella.

Proceso de instalación de una chimenea
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *