Muchas veces tenemos la necesidad de una estufa eléctrica para calentar una habitación o local, pero somos reacios a colocarla porque rompe con la estética de la estancia. Para esto tenemos una solución: colocar una chimenea eléctrica.

Las chimeneas eléctricas no son ninguna novedad, hace años que existen insertables eléctricos para encajar  en huecos de chimeneas y que simulan un fuego de leña tradicional. Estos insertables han ido evolucionando a lo largo de los años, no sólo mejorando la simulación del fuego, haciendo más realistas los leños o las brasas, sino también incorporando elementos como un pequeño calefactor de aire disimulado en la parte baja del insertable.

Insertable eléctrico tradicional

Pero el empeño de los fabricantes de chimeneas eléctricas por conseguir el efecto de fuego real no se queda solamente en mejorar la apariencia de troncos o brasas, se han alcanzado cotas de realismo increíbles a través de sistemas de luces y vapor que crean la ilusión de unas llamas totalmente reales, en tres dimensiones, capaces de generar hasta una sensación de humo con su movimiento.

No es necesario tener un hueco de chimenea en la estancia para poder disfrutar de una chimenea eléctrica, ya que no todas son empotrables. La tecnología de hoy en día permite fabricar aparatos tan finos que no necesitan encajarse en ningún sitio, basta con colgarlos en la pared, de tal forma que no necesitamos más que una toma de enchufe cercana para poder disfrutar de ellos. Así, se ofrecen alternativas más modernas, con marcos de acero, fuego sobre piedras blancas o volcánicas, efectos de luz, etc.

Chimenea eléctrica de colgar, fuego sobre piedras blancas.

Quizás la línea de productos más innovadora es un híbrido entre pantalla de televisión y chimenea eléctrica. Aprovechando la ligereza y el poco ancho de las pantallas y escapando de la posición habitual de las chimeneas en la parte baja de la pared, estas pantallas reproducen un fuego tradicional con gran definición de imagen y sonido. Además nos permiten escoger entre distintas intensidades de fuego y luces de fondo para crear ambiente. Pero ojo, no se tratan de una pantalla sin más, ya que generan calor como cualquier estufa.

Estufa eléctrica a modo de pantalla

Todos los productos de los que estamos hablando, a día de hoy, cuentan con la posibilidad de mando a distancia, control de temperatura, temporizador y todas las comodidades que otros sistemas nos pueden proporcionar. Estos aparatos suelen tener un consumo de unos 2Kw, lo que no supone un gran coste, pero hemos de tener en cuenta que están orientados a calentar la estancia donde se encuentran, no toda la casa. Al no realizar ningún tipo de combustión, es un sistema totalmente seguro, muy recomendable para dar ambiente tanto en casa como en negocios como restaurantes o pubs.

Las chimeneas eléctricas
Etiquetado en: