De fácil instalación, los fuegos eléctricos no necesitan ningún tipo de salida de humos, sólo un enchufe.

Sirven para revestir o colgar en la pared, con o sin calefacción, con efecto leños o piedras, con efectos de color y mando a distancia.